¿ QUE ES Y COMO SE TRATA LA GINECOMASTIA ?

 

Entre un 40 y un 60% de los hombres presentan un sobre desarrollo de las mamas; es lo que se conoce con el nombre de ginecomastia, término proveniente del griego cuyo significado es “mamas similares a las de la mujer”. Puede afectar a una sola o las dos mamas y, en la mayoría de las ocasiones, no hay causa conocida, si bien en algunos casos se cree que existe cierta relación con el consumo de determinadas drogas, medicamentos o problemas médicos.

La ginecomastia es tratada por los cirujanos plásticos. Los resultados de la intervención son notorios y permanentes, aunque mejoran sobre todo cuando la piel es elástica y firme. Se puede someter a ella cualquier hombre siempre que reúna las necesarias condiciones clínicas y emocionales. Y después de descartar cualquier patología orgánica que la esté provocando.

Si se padece sobrepeso u obesidad, primero hay que intentar corregirlo con ejercicio físico y dieta hipocalórica. En aquellos interesados en realizarse una cirugía de corrección de la ginecomastia que consuman sustancias como el alcohol en exceso, drogas o esteroides, tendrán que abandonar previamente tal consumo para reconsiderar la intervención.
Antes de someterse a la operación, se estudiará cada caso para determinar la posible causa del exceso mamario (función hepática alterada, medicación con estrógenos o consumo de esteroides anabolizantes, por ejemplo). Es posible que se realice una mamografía para descartar cualquier anomalía y determinar la composición de la mama (grasa y tejido glandular).
Entre una y dos semanas antes de la intervención y durante el periodo de recuperación, los fumadores deberán abandonar este hábito.

La intervención se debe realizar en un hospital, y puede hacerse de forma ambulatoria o con una noche de ingreso.

Si lo que se desea es retirar el exceso glandular, la grasa y la piel sobrante, normalmente se realiza una incisión con bisturí en el reborde de la areola para dejar la menor marca posible. Si se realiza junto a una liposucción, se aprovechan estas incisiones para introducir la cánula (tubo utilizado para la aspiración).

En los casos de exceso de tejido graso, se utiliza únicamente la liposucción. Para ello, basta con realizar una pequeña incisión y se aspira la grasa con una cánula hueca unida a una bomba de vacío. Quitar grandes cantidades de grasa suele llevar asociado extirpar el exceso de piel para que ésta se adapte al nuevo contorno mamario.

En algunas ocasiones se requiere el uso de un drenaje. Una vez terminada la operación, se venda el tórax o se pone prenda de presoterapia (faja) a fin de que la piel se adapte.

DR. JOSÉ CÓRDOBA CAMPOS.

CIRUJANO PLÁSTICO.

MIEMBRO DE LA SECPRE